sábado, 12 de mayo de 2012

Las Mujeres Argentinas vivimos momentos sin precedentes en nuestra Historia colectiva

Por Delia Añón Suárez:

No voy a incurrir en el viejo truco de negar las condiciones históricas materiales, ni tampoco las subjetivas. Dejo claro desde el vamos, que ambas hoy nos favorecen a las mujeres. Sin embargo, algo se habrá hecho para que estén dadas…

Las luchas históricas de las mujeres, de reconocimiento y redistribución, fueron plasmándose con lentitud a lo largo del siglo pasado.
Y en cada momento histórico en el que se consiguieron estas satisfacciones a nuestras demandas, la organización política de las mujeres estuvo presente.
Puestas a recorrer, vemos las luchas de las primeras sufragistas cristalizadas merced a la acción política organizada de las mujeres peronistas, que en 1947 accedieron a la ciudadanía política mediante la Ley de Voto Femenino que nos permitió no sólo elegir y ser elegidas, sino aparecer en la agenda de lo público al tener que tramitar nuestra Libreta Cívica. Hasta ese momento, las mujeres argentinas no teníamos documento de identidad, razón por la que Evita en muchos de los discursos que dio con motivo de la sanción hacía referencia explícita al significado que esto tenía: a partir de ese momento, sabrá el Estado cuántas somos, dónde vivimos, qué necesidades específicas tenemos. Aparecemos como protagonistas de las políticas públicas que en adelante se planifiquen.
Para ser fieles a la historia, debemos reconocer que la preocupación del gobierno peronista al respecto ya había quedado plasmada en el primer plan quinquenal de 1946.
Muchos años pasaron para que en 1967 lográramos ser reconocidas por el Código Civil por fuera del artículo que nos aludía – y equiparaba – con los “menores e incapaces”.
Las sucesivas dictaduras con su consecuente impacto en las organizaciones populares y los partidos políticos, volcaron a las mujeres organizadas a luchar por la recuperación de la Democracia y por el respeto por los Derechos Humanos, postergando – nunca olvidando – nuestros legítimos reclamos de justicia en tanto mujeres.
Pese a que no hubo logros “puntuales” en esos tiempos, es en en ese momento en el que surgen las organizaciones de mujeres de mayor trascendencia simbólica en nuestro país: Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.
Sus luchas, las características de esas luchas, su capacidad para transformar la maternidad – hasta entonces acotada a la esfera privada – en un tema público fue creo uno de los hechos más subversivos del orden hegemónico: socializaron la maternidad y re-introdujeron la palabra “amor” al léxico político, ausente desde la desaparición física de Eva Duarte.
En la década del `80 podemos citar la sanción de dos leyes que respondieron también a reclamos históricos: la de Divorcio (que había tenido corta vigencia en el gobierno peronista derrocado en 1955), y la de Patria Potestad Compartida.
No es casual que en los `90 sólo se haya conseguido la sanción de la Ley de Cupo Femenino, y la incorporación de tratados internacionales de protección para las mujeres en el texto de la Constitución reformada: ambas medidas – aunque contaron con el apoyo y la participación de los movimientos de mujeres – no interpelaban al neoliberalismo. Más bien ponían al país en una situación que le permitía ser mejor visto por los organismos internacionales, cuya ideología no estaba puesta en cuestión.
Por otra parte, la sociedad estaba desmovilizada, y los diferentes colectivos de mujeres no eran la excepción.
La falta de una visión integral sobre el tema mujeres de la etapa neoliberal queda burdamente expuesta cuando – mientras se suscribían tratados internacionales que invitaban a los países adherentes a debatir la interrupción voluntaria del embarazo – muchos legisladores nacionales entonces oficialistas proponían con un autismo inusitado una ley de protección de los derechos del niño por nacer.

Y lo que hoy vivimos tampoco es casual.
Hay una recuperación de lo político, un renacer y recuperar el interés y la fe en la organización popular y la militancia política.
Vivimos una época de cambio en la región y en nuestro país en particular.
Tenemos un modelo de redistribución del ingreso bajo el objetivo superior de la inclusión social que impactó enormemente en nuestra situación en tanto mujeres.
Esta línea de tiempo histórico que describía, se aceleró haciendo posible que las mujeres estemos hoy en el centro de la escena pública.
Desde la instauración del actual modelo en 2003 con Néstor Kirchner, hemos logrado en el plano de las políticas públicas concretas las leyes de Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, la de Trata, la de Jubilación para Amas de Casa, la de Educación Sexual Integral, la de Matrimonio Igualitario, La Ley de Medios.
Hemos logrado que se incluya en el Código Penal la figura de Femicidio, que se suprima de él la del Avenimiento, y que un Ministro de la Nación proponga tipificar en el mismo Código al consumo de prostitución como delito contra la integridad de las mujeres.
Somos beneficiarias de la Asignación Universal por Hijo, y de la Asignación para Mujeres Embarazadas a partir de las 12 semanas de gestación.
Se prohibió por Decreto de nuestra Presidenta Cristina Fernández la publicación de la oferta de servicios sexuales.
Vivimos una realidad política que posibilitó un Fallo de la Corte Suprema respecto de los Abortos no Punibles previstos por el Artículo 86 del Código Penal, además de haber múltiples proyectos respecto del tema en debate en ambas Cámaras Legislativas a nivel nacional.
En el plano simbólico hay logros igualmente trascendentes. Y la batalla cultural que estamos librando necesita imperiosamente de estos logros simbólicos.
Algunos se desprenden de las medidas que ya puntualicé: el debate que se abre a partir del reconocimiento de una Jubilación para Amas de Casa subvierte absolutamente los parámetros tradicionales de comprensión de la economía, y el aporte que en tanto mujeres realizamos desde el plano “informal”. Es decir, es una medida de vanguardia que deja abierta la discusión hacia lo que hoy plantean muchos economistas de renombre.
También deja el debate abierto un aspecto que resulta simbólico de la Asignación para Embarazadas, y es el hecho de que pueda gestionarse desde las 12 semanas.
En este plano aparece el uso de la lengua por parte de la Presidenta Cristina Fernández – que pone tan nerviosos a los miembros de la RAE – ha visibilizado una cuestión aparentemente obvia: a la Patria la estamos reconstruyendo todos y todas. Las mujeres somos la mitad, y estamos incluidas.
También su modo de ejercicio de poder marca un nuevo modelo contra-hegemónico: hay mujeres en el gabinete que claramente interpelan los lugares tradicionalmente asignados a nuestro sexo.
Nuestra Presidenta pone en cuestión el modelo de ejercicio del poder del patriarcado haciendo en sus discursos alusiones permanentes a su vida privada, a sus afectos, a sus estados de ánimo.
Y esto nos enriquece a todas, nos da fuerzas, nos hace saber que no es necesario renunciar a nuestras palabras para decirnos, mientras ejercemos el poder y el liderazgo.
Todo esto tal vez haya tenido su coronación más contundente el año pasado, 2011. Al Encuentro Nacional de Mujeres, por primera vez en la historia de estos encuentros, las mujeres del movimiento que apoyamos al Proyecto Nacional pudimos concurrir embanderadas.
Pero no por guapas: porque los logros del Modelo en el tema mujeres nos habilitan, nos legitiman.
Las Mujeres Creando de Bolivia sostienen en un graffiti que “no se puede descolonizar sin despatriarcalizar”.
Quienes nos conducen en este momento, se ve que lo entienden del mismo modo.
Si no, revisemos esta línea de tiempo.

Nota al pie: a los tres días de escrito este “líbelo panfletario”, se sancionó la Ley de Identidad de Género, pionera en el mundo. Un logro más.

NUNCA MENOS, NI UN PASO ATRÁS.
Prof. Delia Añón Suárez

Hace Click para ver Todos los Discursos de Cristina

Hace Click para ver Todos los Discursos de Cristina
Usuario de Youtube de la Casa Rosada

El Monopoly de Clarin!!

El Monopoly de Clarin!!
Hace clik Para Agrandar!

Si sos Blanquito, rubio, de ojos celeste, preferentemente nacido en Europa Sumate al PRO!

Si sos Blanquito, rubio, de ojos celeste, preferentemente nacido en Europa Sumate al PRO!
También tenés que tener errores ortográficos, sumate!

Clikea

Patria SI, Colonia NO

Páginas vistas en total

Peliculas Online

Cinetube es el mejor blog sobre Peliculas.

Archivo del blog